El granizo contiene bacterias antitumorales

granizo





Un reciente estudio ha revelado que la lluvia, el granizo y la nieve dispersan en la tierra bacterias marinas de interés terapéutico.

¡Quién iba a pensar que el agua de lluvia, el granizo y la nieve podían ser una fuente natural de bacterias para elaborar medicamentos! En el Departamento de Biología Funcional de la Universidad de Oviedo han conseguido aislar y cultivar un grupo de actinobacterias, en concreto del género Streptomyces, que tiene potencial farmacológico.

La profesora de Microbiología Gloria Blanco, que forma parte del equipo multidisciplinar que investiga estos microorganismos, destaca que la naturaleza es la principal fuente de antibióticos y antitumorales. El interés científico radica en hallar nuevos principios activos en hábitats inexplorados que sustituyan los antibióticos que, por su uso, están generado graves resistencias.

El grupo de Blanco ya había identificado bacterias con capacidad terapéutica en ecosistemas de algas y corales del Cantábrico, a más de 4.000 metros de profundidad.

Fuente

Únete a Salud y Humor!