Consejos para controlar el hambre emocional




A veces comemos por aburrimiento, por tristeza, por estrés o ansiedad. Es lo que se conoce como hambre emocional, que nos empuja a comer al confundir los sentimientos con el apetito sin ser conscientes de ello.

El hambre emocional ocurre por lo general en períodos en los que la persona está hipersensible y presenta cuadros de ansiedad. Quienes lo padecen acaban sufriendo una intoxicación de comida que, posteriormente, generará sentimiento de culpa, creando de esta forma un círculo vicioso del que puede ser complicado salir. Para no entrar en él y controlarlo de la mejor manera posible, la psiconutricionista Elia Frías nos ofrece ocho interesantes consejos:

  1. Lo primero y más importante es pedir ayuda a un profesional cuando nos damos cuenta de que por nosotros mismos no nos es posible el control y el reequilibrio de la ingesta normalizada de comida que conlleva este trastorno.
  2. Como estrategia general frente al hambre emocional, la psiconutricionista suele recomendar; “tener un plan de comidas planificado, cinco o seis al día”, para evitar de esta forma los excesos y las tentaciones de caer en la ingesta de productos superfluos.
  3. Otro aspecto importante son las dietas. En vez de recurrir a ellas, con todas las prohibiciones que conllevan, propone ingerir solo alimentos sin procesar, y que sean de temporada. En este sentido sería interesante el aumento del consumo de alimentos como las verduras y las frutas, los frutos secos, las legumbres, el arroz, la pasta o los panes integrales.
  4. Totalmente desaconsejada la ingesta de alimentos industriales y procesados, siendo aconsejable reducir al máximo el consumo de azúcar.
  5. Introducir en nuestra dieta alimentos que contengan triptófano como el huevo, los lácteos, los cereales integrales, los dátiles, el pollo, el sésamo, las legumbres, los plátanos y las almendras, entre muchos otros. Según la experta, el triptófano “es un aminoácido esencial que promueve la liberación de serotonina, neurotransmisor involucrado en la regulación del sueño y el bienestar”. La falta de triptófano, por tanto, “puede causar ansiedad, insomnio y estrés”. Recuerda Elia que es importante que el triptófano que consumimos “provenga de alimentos frescos y de temporada, pues para una buena metabolización del triptófano se necesitan buenos niveles de vitamina B6 y magnesio”.
  6. Realizar deporte también es muy importante porque al hacerlo “segregamos endorfinas y serotonina, fundamentales para sentir bienestar y paz interior”. Como actividad saciante y beneficiosa para disminuir la ansiedad, la psicóloga recomienda actividades físicas suaves, como “por ejemplo caminar a buen paso durante una hora o llevar a cabo ejercicios de meditación y conciencia plena como el mindfulness”.
  7. En palabras de la psiconutricionista, mantener y conservar las relaciones sociales es “esencial para normalizar el patrón de comidas y evitar el aislamiento”.
  8. Por último, Elia Frías considera que uno de los mejores saciantes naturales es “la ilusión y el establecimiento de metas motivadoras diarias”.

Fuente: webconsultas
Imagen de portada: habitolicious

Únete a Salud y Humor!